Con PALABRAS podemos recorrer y definir la experiencia con nuestros comitentes: un acercamiento y un encuentro; un acuerdo, un proceso y su acompañamiento; un final y una alegría.
NUESTRAS PALABRAS a lo largo de esta posible experiencia:
Recibir un CONTACTO nos moviliza, la noticia de que alguien está interesado en nuestro trabajo es siempre muy gratificante: es el primer acercamiento indispensable para iniciar la ilusión de un proyecto en común.
En el primer ENCUENTRO escuchamos interesados el relato de la otra parte. La transmisión mezcla aspectos personales, objetivos funcionales, vivencias pasadas y anhelos futuros. Es un momento especial porque sabemos que con nuestra experiencia podemos descubrir otra historia más sensible que no siempre se puede expresar dialogando, pero está ahí esperando ser descubierta.
Y luego llega el ACUERDO y comienza el PROCESO que ordena nuestro desempeño de diseño. Estudiamos la documentación técnica, relevamos y pensamos. Analizamos las fortalezas y las debilidades del espacio a intervenir y generamos un concepto principal que nos ordena el desarrollo del Proyecto. Ese concepto es nuestra idea rectora: el hilo conductor que recorre nuestros pensamientos y todos los espacios de la obra. En la materialización de las ideas intervienen muchos actores: los gremios, los proveedores, los paisajistas, los diseñadores gráficos e industriales, los comitentes y nuestro estudio. Creemos que el ACOMPAÑAMIENTO es el condimento necesario para el mejor resultado final. Estar cerca de todos nos permite ajustar tiempos, entender solicitudes y revisar decisiones. Con el transcurso del tiempo se va generando un vínculo sincero de confianza mutua que nos permite disfrutar.
Cuando llega el armado FINAL todos los protagonistas de la historia velamos juntos para que el render de fantasía se haga realidad. Trabajamos fuerte y con ALEGRÍA para sentirnos complacidos con nuestro proyecto y para ver esa misma alegría en la mirada radiante de quién nos convocó.
Años de experiencia, se retribuyen con la convocatoria de otros arquitectos para obras en diversas ciudades y países. Sin embargo, nuestra mejor DEVOLUCIÓN es la de comitentes cuando nos vuelven a convocar para un nuevo emprendimiento. Por ello valoramos el RETORNO como nuestro mayor símbolo del vínculo profesional.